Habla como lo haría tu audiencia

¿Cuanto tiempo pasa una persona en tu web? ¿Segundos? Con suerte algún minuto. Pero no mucho más. Entonces lo mejor es tratar que vean y, sobre todo, entiendan tu mensaje. ¿No crees?

El copy… ese gran desconocido

En cualquier interfaz gráfica. Y un poco más allá. En cualquier elemento de comunicación. Los textos son uno de los vehículos más eficaces para comunicar un mensaje. Luego hay más como la jerarquía visual, la división de las zonas de la pantalla, ruido, zonas interactivas. Y más y más. Pero dejar de lado la información que va a aparecer en nuestra interfaz es un error.

En los procesos de diseño de interfaces es frecuente comenzar pensando en la interfaz de usuario, en el layout, botones, situación del menú. Dejando para el último momento la redacción de los textos. Es un error. Hazte con todo el contenido que puedas cuanto antes, repásalo, revísalo. Cuida el tono.

Si hay un elemento que contribuye a la experiencia de usuario y que pocas veces tenemos en cuenta, es el copy. Los contenidos tienen su papel dentro de la experiencia de usuario. No lo olvides.

Habla como lo haría tu audiencia, preparación de una sesión de card sorting

Sistemas de rotulación

Cuando hablamos con otra persona obtenemos siempre una retroalimentación que nos ayuda a darle precisión a nuestro mensaje. Pero en los interfaces la forma de comunicación es en una sola dirección. No hay retroalimentación con la persona. Incluye a tus usuarios al inicio del proceso. Recibe su feedback. Y cambia el mensaje.

No seas egocéntrico

¿Quién tiene que usar la interfaz? Seguro que con la mejor de las intenciones pero es fácil encontrar interfaces que tratan de darse demasiada importancia con palabras que sólo en su argot son comprensibles. Y seguro que lo son. Pero sólo para el porcentaje de empleados de la organización y expertos del sector. Pero… ¿con quién queremos comunicarnos? ¿Con nuestros empleados o con nuestros clientes?

Incluye a tus usuarios. Cuanto antes

Al final estamos desarrollando una interfaz para que la usen las personas. ¿No? ¿Quien debe esforzarse en aprender el lenguaje del otro? Se da por hecho que tiene que ser el sitio web el que se tienen que comunicar en el lenguaje del usuario. Pero es fácil olvidarse y alejarse del usuario.

El resultado es entonces que el usuario tienen que adaptarse a la forma de hablar de la interfaz.

Resumiendo

Escribe tus rótulos y tu contenido pensando en estas cosas. Da la importancia que se merece al contenido. A los textos. Revísalos. Participa con el cliente en la redacción de los textos. Dispone toda la información sobre la mesa y organiza los contenidos. No te limites a copiar y pegar texto.

Y después pregunta a tus usuarios. Puedes hacer un test de guerrilla. No tienes que complicarte la vida si no quieres. Invita a un amigo a una cerveza y pregunta que le parece. Usa las redes sociales para recibir comentarios. Organiza una sesión de card sorting. Mide, mide, mide… y cambia. Evoluciona tu interfaz.

Unos consejos
  • Establece el objetivo principal de la interfaz.
  • Crea un perfil de las personas que van a usar la interfaz.
  • Incluye a los usuarios en las fases mas tempranas del desarrollo.
  • Centra tu atención en el usuario y no en el producto
  • Mide, mide y evoluciona tus contenidos.

Publicado mas o menos el 30 de marzo de 2011 a las 4:15 am por César García Gascón, archivado en las categorías Diseño de interacción, marketing, Usabilidad y etiquetado cómo , , , . Siéntete libre de comentar un poco más abajo si quieres.

5 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa cookies que me ayudan a saber de dónde vienen las cuatro visitas que tengo, lo que hacen y cuánto tiempo pasan aquí. mandangas legales

La mandanga legal de las cookies Hay una ley, la Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos de terceros (básicamente de Google) con el único objetivo de medirte a ti y a los cuatro más que me visitan, esto sólo te va a salir una vez si lo aceptas y si no pero continúas navegando, asumo que todo guay. Si no te parece bien me dejarás sólo con cuatro visitas este mes pero oye qué no te preocupes que que nadie te obliga a entrar aquí.

Al lío