De interacciones invisibles

A menudo vivo obsesionado con las interacciones entre los usuarios y las máquinas. Es el momento de ir un paso más allá. En lo que ya hay. Y en lo que se nos viene encima.

Internet de las cosas

Hace poco, a través de @artepresentar, llegué a un vídeo titulado Internet de las cosas y que habla sobre la automatización de muchos de los procesos. Para hacernos la vida más fácil. Para poner la tecnología a nuestro servicio. Ese era el fin ¿no?

Cada día a aparecen nuevas interacciones. Hablamos de nuevos modelos de interacción. Nuevos dispositivos táctiles que nos hacen modificar nuestra conducta. Pero el verdadero avance está en el interior. En esas interacciones ocultas.

Os dejo el vídeo ya ahora después sigo…

No me preguntes… ¿por qué?

El futuro está en que las máquinas sean capaces de comunicarse entre ellas. Algo que, dicho así suena como a Terminator, pero que es el futuro que nos debería esperar. Que automatizasen gran parte de sus procesos para ponerlos a nuestro servicio. De manera transparente. De manera casi invisible.

En la mayoría de los casos los diseñadores presuponen que el usuario interactúa de alguna manera con el sistema. Y que ya no hace falta nada más. Hasta que el sistema falla, claro. En ese caso devuelve el control al usuario. Y la interfaz nos pide, de pronto, que solventemos el problema. No hay una verdadera colaboración entre la persona y el interfaz.

De interacciones invisibles

La mejor interfaz es la que desaparece

Es esa en la que el usuario no percibe qué está pasando. El dispositivo y las acciones que realiza se hacen transparentes. Y entonces… todo se hace más fácil. Poco a poco la interacción ha de convertirse en un proceso transparente. En un proceso casi natural.

Aún recuerdo la primera vez que encendí mi mac y cómo era capaz de encontrar la impresora, el router y el resto de dispositivos para conectarlos y configurarlos de manera transparente. Sin más preguntas que si quería conectarme a estos dispositivos. De manera natural. Y tomando el control.

Se lo más invisible posible

Hazlo de manera transparente y ofrece una vía para complicarlo todo. Si así lo crees conveniente. No es nada nuevo, es el modelo de Google sin ir más lejos. Con él se dejó atrás el mundo de los buscadores llenos de opciones avanzadas y filtros.

Tú dime lo que quieres buscar y ya me preocuparé yo de devolverte los resultados. La complejidad la resolveré yo. Y tú dedícate a decirme lo que quieres hacer.

Y aún hay mas…

Amazon, facebook, quora… y muchos más tienen procesos internos muy complicados, seguro que sí. Pero de manera muy transparente son capaces de hacerte recomendaciones, de sugerirte cosas y de proponerte acciones de manera invisible. De manera que parezca fácil.

Seguro que es muy complicado, tecnológicamente hablando, los avances que se producen en domótica o en la industria automovilística. Pero cuando hablamos de internet no es tan complejo. Es sólo prestar atención a los pequeños detalles. ¿No? Es sólo una idea. ¿Cómo lo ves?

Por si quieres saber algo más sobre interacciones transparentes

Publicado mas o menos el 17 de marzo de 2011 a las 3:22 am por César García Gascón, archivado en las categorías Diseño de interacción, Usabilidad y etiquetado cómo , , , . Siéntete libre de comentar un poco más abajo si quieres.

Deja una respuesta

Este sitio usa cookies que me ayudan a saber de dónde vienen las cuatro visitas que tengo, lo que hacen y cuánto tiempo pasan aquí. mandangas legales

La mandanga legal de las cookies Hay una ley, la Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos de terceros (básicamente de Google) con el único objetivo de medirte a ti y a los cuatro más que me visitan, esto sólo te va a salir una vez si lo aceptas y si no pero continúas navegando, asumo que todo guay. Si no te parece bien me dejarás sólo con cuatro visitas este mes pero oye qué no te preocupes que que nadie te obliga a entrar aquí.

Al lío