Medir el roi de tus acciones en social media

Siempre me inquieta esa pregunta por parte de un cliente. ¿Y una valla publicitaria? O una nota de prensa. O el servicio de atención al cliente. Aquí entramos en un debate interesante sobre social media y resultados.

No es cuestión de redes sociales, sino de relaciones

Céntrate en tu usuario. Cambia el chip. La marca tiene que entrar en el diálogo con los usuarios. Con sus clientes finales. Elige tu red. Elige a tus usuarios. Y lánzate a comunicarte con ellos. El roi llegará después.

Conversar con ellos no es bombardear con anuncios tradicionales. Aporta valor. Olvida los microsites que no aportan nada. Haz que tu público sean usuarios y no telespectadores.

Antes de medir, elige

¿Qué quieres medir? ¿Reputación de la marca? ¿Conversaciones? ¿Relaciones? ¿Ventas? El objetivo requiere un esfuerzo para luego poder medir, para hacer antes un análisis de la situación de la marca. Párate a pensar. Trabaja con alguien este tema. Hay herramientas. Muchas. Pero requiere un análisis por alguien especializado.

Un enfoque cualitativo

Está bien. Imagina que queremos medir el roi de las conversaciones, queremos mejorar la reputación de la marca. Pues vamos a evaluar antes. ¿Participamos de la conversación de nuestros clientes, del sector? ¿Hablamos con nuestra competencia?

A medio plazo tenemos que ser capaces de medir si hemos establecido mejores relaciones con nuestra audiencia, las conversaciones en las que hemos participado, lo que hemos aprendido de estas conversaciones. En definitiva si hemos dejado atrás el monólogo y hemos ido al diálogo con nuestros clientes.

Es fácil. Vuelve a hacer el primer análisis. Tenemos que haber mejorado esto. Seguro. Es cuestión de filosofía.

Cualitativo, la pela es la pela

Hablemos de tráfico, de posicionamiento y, por qué no, de dinero. Por supuesto que hay herramientas que nos pueden dar los resultados cuantitativos. Tienes que hacer de Google Analytics tu herramienta de trabajo. En cualquiera de los casos. Y si no. Contrata a alguien. Externaliza el servicio. Analiza, mide, cambia y vuelve a medir.

¿Todavía crees que no se puede medir?

Todos estos datos no los puedes sacar de otras acciones de marketing. ¿A que no? No puedes saber lo que piensan al ver tu cartel en la calle. Lo que hablan con sus amigos en la calle. O de que tienda vienen. Qué buscan antes de llegar a la nuestra.

Una cosa lleva a la otra

Ahora te será muy difícil separar una cosa de la otra. Las ventas de tu reputación. El social media del seo. De la interacción. Todo ha de ir unido. Y a medio plazo ya me dirás si podemos medir el roi o no.

Publicado mas o menos el 13 de mayo de 2010 a las 1:00 pm por César García Gascón, archivado en las categorías Internet, marketing y etiquetado cómo , , , . Siéntete libre de comentar un poco más abajo si quieres.

1 comentario

Teóricamente parece sencillo y, en el caso del ROI cuantitativo, en la práctica tampoco es difícil utilizando las herramientas adecuadas. Pero cuando se trata de imagen de marca es muy difícil saber si las acciones que estás llevando a cabo dan los resultados que esperabas, es necesaria una conversación muy fluida y crear un grado de confianza con los interlocutores para que lleguen a expresar su opinión sincera acerca de la marca o en todo caso si ha cambiado desde que iniciaste tu estrategia. En todo caso, el grado de dificultad depende en gran medida del sector al que pertenezca tu marca y del público al que te diriges. Seguiremos trabajando en ello!

Deja una respuesta

Este sitio usa cookies que me ayudan a saber de dónde vienen las cuatro visitas que tengo, lo que hacen y cuánto tiempo pasan aquí. mandangas legales

La mandanga legal de las cookies Hay una ley, la Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos de terceros (básicamente de Google) con el único objetivo de medirte a ti y a los cuatro más que me visitan, esto sólo te va a salir una vez si lo aceptas y si no pero continúas navegando, asumo que todo guay. Si no te parece bien me dejarás sólo con cuatro visitas este mes pero oye qué no te preocupes que que nadie te obliga a entrar aquí.

Al lío