Let the people decide

Con una web en producción, cualquier cambio debe de hacerse con mucho cuidado. Unas veces cambiamos porque los resultados no son los esperados. Otros porque buscamos una mejora significativa de los ratios de conversión. Y otras veces. Porque sí. Sin ninguna razón aparente.

¿Por qué?

Difícil cuestión. No sabemos por qué nuestros usuarios no hacen lo que esperábamos. La razón por la que nuestros contenidos no llegan ellos.

A pesar de realizar correctamente todos los pasos. Seguir todos los procesos en el desarrollo de la aplicación web. Ser cuidadosos con todos los detalles. Realizar tests de usuarios. Revisar prototipos. Optimizar. Optimizar. Optimizar.

La web debe cambiar. Debe evolucionar. Pero detrás de todo esto existe una única cuestión: El usuario final es el que manda.

Si hemos seguido todos los procesos correctamente. Debemos pararnos a pensar. ¿Qué ha ocurrido?. Quizás las personas seleccionadas para realizar el test no eran las adecuadas. Quizás el test no estaba bien estructurado. El número de personas no era el adecuado.

O quizás no era eso. Quizás todo estaba bien. Pero el enfoque que se ha dado no es el correcto. O algún mínimo cambio en el proceso hace que los resultados no sean los esperados. El usuario es soberano. Y el usuario ha decidido no utilizar nuestro sitio como esperábamos.

El botón de los 300 millones de dólares

¿Cómo incrementamos las ventas en un site de comercio electrónico? Difícil cuestión. Puede que las cifras no sean del todo reales. Pero en uie.com nos cuentan una anécdota de 300 millones de dólares que bien podría ser cierta, al menos en cierta forma.

Al final el resultado estaba más cerca de lo que se podía pensar. Un pequeño cambio en el registro demostró que los usuarios finalizaban mejor el proceso de compra dentro del sitio. Lo que demuestra que muchas veces un pequeño cambio puede dar grandes resultados. La clave está en probar. Prueba, lánzalo y, ver que pasa.

Lancemos un cambio a ver que tal

Una web cambia. Esa es una de las virtudes. Hacemos pruebas. Cambios de disposición de los elementos. De imágenes. De comunicación. Pero, en muchos casos, los resultados pueden no ser del todo válidos. Es muy fácil dar marcha atrás. Dejar lo que funcionaba antes. Por determinadas épocas del año. Situaciones económicas. Fuentes de tráfico. Campañas activas.

Todo esto hace que, lo que quizás valía en un momento dado, lo estamos implementando en otro contexto diferente. Es por ello que, aunque la web cambie, no siempre nos sirve hacer primero unas pruebas con un diseño A y después otras con un diseño B para probar cual es la mejor solución.

Haz test con usuarios reales

En cualquier caso está bien hacerlo. Las pruebas con usuarios reales nos devuelven resultados más válidos. Mide visitas. Conversiones de objetivos. Esto nos va a dar la verdadera realidad de nuestra web. Nunca está de más hacer pruebas en laboratorios. Pero las condiciones que se dan en estos test pueden variar con lo que en realidad sucede en nuestra web.

La realidad de los tests A/B

Tras leer el artículo de esta semana de John Hyde que lleva por título How To Increase Site Performance Through A/B Split Testing salen cosas más que interesantes.

Este tipo de tests se basa en probar las dos variantes a la vez. Unos usuarios verán la información de una manera y otros de otra. Así de fácil. Pasado un tiempo se podrán extraer conclusiones sobre qué variación ha ido mejor.

Después queda un análisis pormenorizado de los resultados. Combinado con Analytics se convierte en una herramienta imprescindible para cualquier sitio que cuente con un buen número de visitas. Y unos objetivos para el usuario. Ahora serán los usuarios de nuestra web los que nos digan que opción es la mejor.

Tantas cosas por testar

Ahora se abre un mundo. Hay tantas cosas por testar a la vez. Pero a la vez se puede optimizar tanto. Escuchar lo que realmente hacen nuestros usuarios. Para hacer nuestra web viva. Editando. Probando. Modificando pequeños detalles hasta conseguir los mejores ratios de conversión.

No es nada nuevo

No se trata de nada nuevo. Ni siquiera de algo relacionado con internet. Se está haciendo en todas partes. Pero aquí en internet es donde mejor se pueden medir los resultados. Dos variantes al mismo tiempo. Google lo lleva haciendo desde hace mucho tiempo, Amazon también, son pequeños cambios que no vemos pero que hace que a unos usuarios, por ejemplo, Google hace nos muestre una caja de búsqueda y a otros otra. De diferente tamaño. No lo vemos. Pero lo están haciendo. Con los enlaces patrocinados pasa lo mismo. Probaron y probaron combinaciones hasta dar con el formato mejor. De momento.

Imprescindible leer

Publicado mas o menos el 20 de julio de 2009 a las 7:29 pm por César García Gascón, archivado en las categorías AI, Diseño de interacción, Usabilidad y etiquetado cómo , , , . Siéntete libre de comentar un poco más abajo si quieres.

Deja una respuesta

Este sitio usa cookies que me ayudan a saber de dónde vienen las cuatro visitas que tengo, lo que hacen y cuánto tiempo pasan aquí. mandangas legales

La mandanga legal de las cookies Hay una ley, la Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos de terceros (básicamente de Google) con el único objetivo de medirte a ti y a los cuatro más que me visitan, esto sólo te va a salir una vez si lo aceptas y si no pero continúas navegando, asumo que todo guay. Si no te parece bien me dejarás sólo con cuatro visitas este mes pero oye qué no te preocupes que que nadie te obliga a entrar aquí.

Al lío